Comisión de Investigación sobre el 23 F, a raíz de que parece que en el libro de Pilar Urbano se dice que el Rey fue el que montó el intento de golpe de estado de ese día. Golpe de estado anulado por el propio Rey, que en ese 23 de Febrero debía estar de prácticas.

Dicen que la memoria más próxima es la que primero olvidamos, y de ahí se deduce el afán por recordar aquel lejano 23 F (1981) antes que el más reciente 11 M (2004). Eso y el deseo de dar crédito a todo lo que dice el libro de Pilar Urbano, principalmente en lo de que el Rey estaba de prácticas. Es creencia de Izquierda Plural que la República, al contrario que la Monarquía, es reacia a este tipo de prácticas o maniobras.

Los ciudadanos normales saben y recuerdan que hubo un golpe de estado, exitoso, para echar al Presidente Electo Adolfo Suarez, provocado por una feroz campaña del periódico el País. Había malestar social debido a una crisis económica (mini crisis, comparada a lo de ahora) y al terrorismo de Eta; a esto último sobre todo eran sensibles las FFAA y Cuerpos de Seguridad del Estado. Además la legalización del  PCE, Partido Comunista de España, predecesor de Izquierda Plural, hizo que muchos militares estuvieran contra Suarez. La situación, azuzada por el periódico el País y otros medios afines al Psoe y a la izquierda, se hizo insostenible para Suarez incluso dentro de la UCD, su propio partido. Reunido con el Rey, ambos convinieron en que la solución menos mala sería la dimisión de Suarez; y así se hizo: el golpe de estado había triunfado.

La sesión parlamentaria del 23 de Febrero de 1981 fue para votar y proclamar al sucesor del dimitido presidente, al nuevo presidente Leopoldo Calvo Sotelo, persona por cierto ajena a las maquinaciones y campañas del País – Psoe que condujeron, con éxito, al verdadero golpe de estado…..cuando en plena votación entraron en las Corte los que no se habían enterado del éxito del golpe, Tejero y compañía. Y alguno de esos ni sabía de que iba el golpe. Este segundo “subgolpe” no tuvo éxito, gracias al Rey. El Rey salvó ese día a toda la izquierda.

Y esto es más o menos lo que sabemos los ciudadanos normales.

Ahora la Izquierda Plural puede  exigir(!!) lo que sea,  pero lo único que tiene derecho a conocer es lo que en ese día quisieron saber sus predecesores del PCE.Y sus predecesores, y toda la izquierda,  ese día no exigieron ninguna explicación a nadie; sin querer saber nada se agacharon y refugiaron detrás y debajo de sus escaños. O sea que ahora, primavera de 2014,  es demasiado tarde para pedir explicaciones a nadie; en su día se escondieron como ratas. Eso sólo da derecho a conocimientos a nivel de roedor; roedores salvados por el gato a quien acusan, para más recochineo.

Pinchar link, como recordatorio:

Tienen, eso sí derecho a recuperar las memorias de sus escondites, pueden acordarse del suelo, las moquetas, y de lo que había debajo de los asientos: Clips de oficina, gomas elásticas, bolas de papel, alguna cucaracha, alguna colilla pese a estar permitido fumar y tener ceniceros, los más “atrevidos”, los que menos se agacharon, la madera del respaldo del asiento anterior…..y del día después, deben recordar las manifestaciones que en apoyo a su democracia hicimos miles y miles de españoles; todavía creíamos que defendíamos nuestra democracia y a nuestros representantes electos. ¡Criaturas!….no sabíamos la que se nos venía encima.

A mí, personalmente, considérenme “desmanifestado”, maldito el día que les apoyé. Y ellos Izquierda Plural, antes PCE, que me “desmanifiesten” antes que nadie.

A recuerdos de suelo, de moqueta, respaldos de asiento, clips, y cucarachas, es a todo lo que tienen derecho, todo lo ganado aquel 23 F. Pero exijan, exijan lo que se han ganado. Es todo lo que van a obtener.

Félix Fernández de Castro (bucker125)