Se confirman los dos peores temores de los ciudadanos europeos bien informados:

Que el golpe de estado ucraniano, auspiciado por la “Unión” Europea, ha tenido gravísimas consecuencias no buscadas, fáciles de prever pero no previstas por los burócratas, metidos a estadistas,  responsables de su ejecución.

Nadie dimite, ni ejecutores materiales ni autores “intelectuales” de la ocurrencia. Más aún, nadie se hace responsable de haber propiciado este golpe de estado contra el gobierno legal y legítimo de un estado soberano, Ucrania.

Estos dos hechos, tan temidos por gentes medianamente sensatas, confirman las sospechas sobre la verdadera naturaleza de la “Unión” Europea, que no es otra cosa que un conglomerado de intereses no siempre bien conocidos (los Lobbies no existen oficialmente en Europa) y no siempre confesables. La razón de la ausencia del reconocimiento oficial de la existencia de lobbies en Europa es únicamente la hipocresía. 

Por ello cabe formularse preguntas, por ejemplo, ¿Cuál es el proyecto de la “Unión”?, ¿Existe de verdad un proyecto definido?, ¿Tiene un ideario, principios, normas éticas y morales?, ¿De las decisiones que toma la “Unión”, alguien se responsabiliza?, o, bajo pretexto de ser decisiones colegiadas, ¿están demasiado diluidas como para que alguien en concreto asuma responsabilidades?.

A estas y otras preguntas se puede contestar sólo parcialmente, porque la “Unión” Europea, con todos sus múltiples organismos reguladores y de control, está básicamente (paradójicamente)  descontrolada. Adolece del mismo mal que la General Motors o la Fiat: gigantismo corporativo. Este gigantismo produce un poco escrupuloso y monstruoso aparato burocrático, que es el que toma y ejecuta las decisiones.

Al frente de esta burocracia están cargos políticos con ínfulas de estadistas, pero que no pasan de ser unos unos burócratas más ellos mismos; burócratas que además, en casi todos los casos están peor preparados técnicamente que los burócratas o funcionarios que tienen bajo su mando.

Los principios éticos y morales de estos innumerables dirigentes de responsabilidad diluida son inexistentes, al menos como colectivo; se rigen por unas normas de corrección política, de origen socialdemócrata, que asumen como guía moral sustitutiva.

Cosa que les aboca, 1º  a la superficialidad de sus manifestaciónes, 2º a la frivolidad en sus decisiones, 3º a la hipocresía de sus justificaciones.

Y todo ello nos orienta sobre el papel de la “Unión” Europea en toda esta crisis (por utilizar un eufemismo) de Ucrania. Hay que tener presente que la idea de solucionar las crisis de la “Unión” con expansión a base de nuevos socios comunitarios y/o zonas de influencia, es vieja. El mismo Euro, la moneda única, es consecuencia de esta política expansionista e invasiva. Porque la Comuna de la Europa “Unida” está siempre en crisis.  Este método es también conocido por la expresión de huida hacia delante. El historial más reciente tiene ejemplos de la consecuencias de esta política de huida hacia delante, cuyas consecuencias han sido que los estados miembros de Irlanda, Portugal, y España hayan sido gravemente perjudicados ( en el caso de España 80% “gracias” al anterior gobierno, 20% “gracias” a la propia “Unión”) y que Chipre y Grecia hayan causado baja en la lista de estados soberanos y en la de naciones independientes. La de Estado Rescatado pasa a ser una nueva fórmula jurídica, gracias a la “Unión” y el invento de su moneda única, el Euro.

Y estos antecedentes traen a colación la Eurohipocresía y la Europrogresía de la “Unión Europea.

La comisaria europea de interior, Cecilia Malmström, en estas mismas fechas culpa gratuitamente a la Guardia Civil de la muerte de 15 personas que trataban de alcanzar a nado, en pleno mes de Febrero y con el agua helada, territorio español. Mientras tanto, en Ucrania culminaba con éxito un MUCHO MAS CRUENTO golpe de estado, con las bendiciones y el patrocinio de la “Unión”.  Europrogresía eurohipócrita.

Y no hay dimisiones, ellos, los eurohipócritas ahora dicen que se han limitado a respetar la voluntad(*) del pueblo de Ucrania, por lo que niegan toda responsabilidad.

Con lo que Archivan el problema, nombrando Chivo Expiatorio del conflicto a Vladmir Putin, y dejando la solución del berenjenal a la Nato y a Obama, que acepta encantado porque se ha hecho una bonita foto, y porque el malo, el (ar) chivo expiatorio es Putin.

Insistiendo en lo dicho en mi post del 27 de Febrero, unos aprendices de brujo, burócratas jugando a estadistas, con una ocurrencia han provocado un golpe de estado muy cruento, que puede derivar en una guerra civil, que acabe enfrentando a Rusia con la Nato.

Hoy reunión urgente de ministros de asuntos exteriores de los países de la “Unión”: sin dimisiones, sin soluciones. Pronto elecciones, votadles, que con vuestros votos les dais justificaciones; no necesitan más, votos y justificaciones, para su Tercera Guerra Mundial.

(*) La “voluntad del pueblo de Ucrania”, según la “Unión” Europea, no es más que la de arruinarse como estado miembro de la “Unión” y ahogarse sumergidos en la nefasta moneda única, el Euro.

A 3 de Marzo 2014, por Félix Fernández de Castro Garteiz.(Bucker125)